domingo, 31 de enero de 2010

Por Cynthia Hotton, Diputada Nacional por “Valores para mi País”, e impulsora del proyecto de ley de Adopción

Familias Argentinas buscaban adoptar en Haití porque en Argentina es casi imposible.

El caso de los padres que esperaban adoptar en el extranjero demuestra el déficit del sistema de adopción vigente en nuestro país.


10 000 son los niños que en Argentina están esperando un hogar. A ellos los caracteriza un derecho que hasta hoy no tienen garantizado: el derecho a una familia. La creciente problemática de los menores abandonados e institucionalizados cuyas necesidades no son suplidas parece ser moneda corriente en nuestro país. En paralelo, existen miles de papás que desean poder recibir en sus hogares a los niños que hoy no tienen uno.

Me solidarizo también con quienes comenzaron los trámites para adoptar pequeños de Haití, que buscan hijos en el extranjero a causa del desprovisto sistema local de adopciones. Este último caso lo desaconseja el Ministerio de Relaciones Exteriores y UNICEF debido al aumento del tráfico de menores en el continente. El terremoto desencadeno una situación poco usual y considerando lo delicado de las adopciones, recomiendan esperar. En estos momentos Haití tiene como prioridad identificar y reagrupar a los menores para poder encontrar a sus progenitores o familiares más cercanos. Asimismo, por razones psicológicas, recomiendan mantener un contexto sociocultural próximo al origen del chico.

Sin embargo, en Argentina aún hay 10 mil chicos que esperan poder ser adoptados. Frente a este oscuro panorama estoy impulsando desde el Congreso de la Nación, junto a otros diputados y diferentes organizaciones, un proyecto de ley que promueve cambios en el sistema de adopciones apuntando a acortar los actuales tiempos del proceso de adopción con el objetivo de preservar fundamentalmente el bienestar de los niños en estado de abandono y dar respuestas a postulantes a acoger un niño en sus hogares.

Entre otros avances la propuesta, que apunta a reemplazar la ley vigente (Nº 24779), establece una reducción del período de institucionalización del menor, concediéndose la guarda (paso previo a la adopción definitiva) tras seis meses del niño sin contacto con sus progenitores –siendo actualmente el plazo mínimo de doce meses. El proyecto local prioriza el interés superior del niño antes que insistir en un vínculo biológico nocivo, dándose además a los magistrados la potestad de otorgar su adopción definitiva cuando el desamparo moral o material de éste fuere evidente, independientemente de su vínculo familiar. Se limita a dos años el periodo para que el juez resuelva, en todos los casos, el destino del menor institucionalizado.

Sé que 2010 será un año de mucho trabajo orientado principalmente a lograr sancionar esta ley para que miles de niños finalmente puedan tener un verdadero hogar.

1 comentario:

Gladys dijo...

hola!! la felicito por su iniciativa. Con mi marido estamos inscriptos en el registro de adoptantes en Tucuman, hace casi un año. y tengo parejas conocidas que ya hace casi tres años q esperan un niño. y la verdad nos parece inhumano q los padres los visiten un dia al año a sus hijo institucionalizados para q el juez no pueda declarar el abandono.atte saludos