miércoles, 10 de diciembre de 2008



El país / Edición Impresa: Gabriela Vulcano


Los legisladores que rezan en sus bancas antes de cada sesión Eugenio Burzaco y Cynthia Hotton, del PRO, y Hugo Acuña, del Movimiento Popular Neuquino, comparten un grupo ecuménico de oración. Opinan sobre el aborto, la adopción por parte de parejas homosexuales y los delitos de menores.




Los tres legisladores comparten algo más que la Cámara baja y una visión religiosa de la vida. También forman parte del mismo grupo de oración que, junto a otros políticos de diferentes partidos y credos, se reúne cada quince días para rezar por el futuro del país.
Acuña es evangélico bautista desde 1982 y asegura que en su caso la religión y la política “van de la mano” y que en las discusiones parlamentarias, “la ética cristiana es la que marca el camino”. En esa línea, Hotton, evangélica de la Iglesia Pentecostal y admiradora del popular y controvertido Luis Palau, señala: “En lo político, los valores cristianos te definen cierta agenda, posiciones y conductas”. En cambio, Burzaco, católico desde su nacimiento, difiere con esa idea: “Tengo una visión cristiana de la vida pero eso no quiere decir que uno deba traer la religiosidad a la política. Uno de los grandes avances de la civilización occidental fue la separación entre Iglesia y Estado; por eso trato de que eso no se mezcle”.
Aunque marcan diferencias respecto del cruce entre la esfera religiosa y la política, los tres participan cada quince días de los desayunos grupales ecuménicos en los que rezan “por el país, sus autoridades y para compartir visiones y situaciones particulares que cada uno vive”, cuenta Burzaco. Y cita un pasaje de la Biblia. “Jesús dijo: ‘Cuando tres se reúnan en mi nombre, yo estaré ahí presente’.” Desde que Hotton impulsó esas reuniones, compuestas por miembros de distintos credos y partidos políticos, los nombres de sus integrantes se mantuvieron casi en secreto. En un momento, la vicejefa del gobierno porteño, Gabriela Michetti, fue parte y, aunque no lo admite de manera pública, la diputada del PRO Paula Bertol aún asiste a esas logias plagadas de fe.
En todo el país, hay alrededor de cincuenta grupos de oración en los cuales participan empresarios, académicos y políticos y en su mayoría incluyen católicos, protestantes, judíos y evangelistas. “Más allá de las oraciones que hacemos con otros políticos, cuando sé que alguna semana viene complicada, yo oro más. Claro, no estoy sola, hay un montón de pastores e iglesias enteras orando por el país”, apunta Hotton.
–¿Cómo inciden sus creencias religiosas en la postura que tienen respecto de temas como la despenalización del aborto?
Burzaco: –Me opongo tanto al aborto como a la pena de muerte, y esa visión está relacionada con mis valores. Pero también hay médicos que son ateos y creen que el aborto implica matar a una persona indefensa. Respecto de la pena de muerte, creo que el Estado no debe tener la atribución de quitarle la vida a alguien.
Acuña: –Desde el cristianismo se condena quitarle la vida a un ser humano y la persona por nacer ya es una nueva vida. El único que te da y te quita la vida es tu Dios. La postura en contra de la despenalización del aborto se puede explicar desde la óptica cristiana y también desde la normativa. El aborto es un delito de lesa argentinidad, porque todo el plexo normativo entiende la vida desde la concepción.
Hotton: –Hay posiciones que nacen de tu convicción religiosa. Muchos me dicen: “Tenés esa postura porque el Papa está en contra del aborto”. Primero les aclaro que no soy católica y que por mi convicción cristiana parto de la base de que tenemos que defender la vida y que la vida parte desde la concepción. Sin embargo, sé que hay muchos argumentos no cristianos para defender esto como los que propuso Tabaré Vázquez en su veto al avance de la ley del aborto.

2 comentarios:

pancho dijo...

me encanta que haya gente en el gobierno que se declare en contra del aborto. me parece barbaro lo del foro republicano, como se puede ayudar?

HUGO.TURRINI dijo...

Excelente el testimonio y la lucha de los tres!! Es necesario hablar y defender esos valores. Lástima que no me enteré que salía así compraba el diario. Bendiciones