jueves, 10 de julio de 2008

Discurso de la Diputada Cynthia Hotton en la Sesión del día 4 de Julio de 2008

video
Sra. Hotton:
- Señora Presidenta: simplemente insumiré tres minutos en mi exposición.
En estos más de 115 días se han sucedido hechos determinantes en la historia de nuestro país.
Hemos visto cacerolas, cortes de rutas, marchas y actos, pero hay millones y millones de argentinos que estuvieron haciendo otras cosas y que quizás no los vimos.
Hace 115 días que dentro de las iglesias, de las parroquias, las sinagogas y las mezquitas hay ciudadanos argentinos que continúan rezando, implorando a su Dios por sus gobernantes. Esos argentinos no están pidiendo que se vayan todos; están pidiendo que sus gobernantes decidan correctamente, y eso me moviliza.
Los gobernantes somos todos: los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. En estos días se tomaron decisiones en los distintos poderes, las que tuvieron que ver con esta toma de conciencia de una decisión justa.
La primera decisión que he visto en este sentido y que ha mostrado un acto de grandeza la tomó la señora presidenta de la Nación, cuando en vez de imponer la resolución 125, tomó conciencia y la envió al Congreso de la Nación para que sea considerada en el recinto.
Luego el vicepresidente de la Nación, el ingeniero Julio Cobos, también tuvo un acto de grandeza cuando llamó al diálogo y dijo que lo más importante era la búsqueda de consenso, y no tanto la de votos.
Entonces, a todos los argentinos que están rogando por sus gobernantes les digo que esos dirigentes somos nosotros, hoy nos cargamos con el peso de la decisión justa. Simplemente quería recordárselos para que les rindamos cuenta de nuestra decisión en esta mañana.
Quería agregar otra reflexión. Cuando el pueblo de Israel fue expulsado de Egipto, estuvo en el desierto durante cuarenta años. Luego de ese lapso llegó a la Tierra Prometida como un pueblo totalmente desordenado. Dios puso al mando a un joven; no llegó Moisés, sino Josué. Imagínense la carga de ese joven, cuyo pueblo desordenado dependía de él.
Dios le dio un simple consejo que voy a leer: “Solamente esfuérzate y sé muy valiente para cuidar de hacer conforme a toda la ley que te mandé. No te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas, y todo te saldrá bien.”
Le dice tres cosas. En primer lugar, que se esfuerce. En segundo lugar, que sea valiente y, en tercer lugar, que actúe conforme a la ley.
Mi reflexión es que, en primer término, debemos ser fuertes para resistir a las presiones a fin de poder deliberar y trabajar con seriedad. En segundo término, debemos ser valientes para poder sostener nuestras convicciones con una absoluta libertad de conciencia y sin especulaciones políticas. Por último, debemos actuar conforme a la ley, lo que significa respetar la Constitución Nacional.
Volviendo a los millones de ciudadanos argentinos, estoy segura de que en lo público están de pie, pero podría ser que en lo privado estén de rodillas en estos momentos, rezando e implorando por nosotros.
Ellos piden estas tres cosas, tanto a la oposición, al oficialismo, a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Están solicitando que nos esforcemos, que seamos valientes y que actuemos con justicia.
Mi interpretación, en base a ese mandato, me lleva a votar por la suspensión de la resolución 125.

3 comentarios:

HUGO.TURRINI dijo...

Una palabra precisa. En un momento clave. Que alguien hable de Dios en el Congreso es un primer paso para que la Verdad reine entre los parlamentarios. Esforcémonos, seamos valientes y respetemos la ley. Tres ideas que harán de la Argentina , la potencia que sabemos que podemos ser.

esther dijo...

Estimada Cynthia,
Gracias por esas palabras en el Congreso. Tienen mucha claridad y reflejan la luz de Jesús, el amor de Dios sobre esta tierra y su gente... pero también Su dolor porque una y otra vez nos rebelamos a Su ley, creyentes y no creyentes, todos estamos delante de El.
Realmente sos un ejemplo y oro porque Dios te de fortaleza y sabiduría en ese lugar, en Su nombre, Amen.
Un abrazo, Ma. del C. Pibernus

José Luis Díaz dijo...

Hola Cyntia: Realmente la Felicito¡¡¡ por la posición presentada a través de la Luz de las Escrituras y esto es el comienzo de que muchos Hijos de Dios entraran a esos cargos para cambiar nuestra Nación asi como ha accedio usted a esa función pública.
Dios la bendiga, la guarde y la ilumine siempre.
Muchas Bendiciones.

José Luis Díaz desde Córdoba Capital